Tracking
  • 1. LAMBASÁ (2012) 6:30 Daniel Martínez García (1986)
  • 2. CIRCUNVERSACIONES con electrónica (2014)* 6:34 Ernesto Illescas Peláez (1978)
  • 3. BRASSBALLS con pedal de filtro gemelo dinámico (2014)* 7:05 Jesús Lara Valerio (1976)
  • 4. TECCIZTLI (2014)* 8:05 Alejandro Colavita (1973)
  • 5. KIRIBIL (2014)* 6:25 Itziar Fadrique (1974)
  • 6. TUBA LIBRE con electrónica (2014)* 6:57 Felipe Pérez Santiago (1973)
  • 7. ¡NO ME RAJO! (2003) 7:52 Carlos Iturralde (1976)
    TOREK (2014)* Jorge Ritter (1957)
  • 8. Preludio 4:17
  • 9. Danza 1 2:32
  • 10. Danza 2 2:07

* Obra dedicada a Héctor Alexandro López y López, comisionada con el apoyo del Programa de Fomento a Proyectos y Coinversiones Culturales 2013 del FONCA.

Músicos

Héctor Alexandro López y López: Tuba

Créditos
  • Grabación y producción: Alejandro Colavita
  • Asistente de grabación y producción: Jesús Lara Valerio
  • Diseño gráfico: Juan Pablo Betancourt
  • Fotografía: Gabriel Hernández Tinajero
  • Estudio de grabación: IMCOMUSIC

Video

Spotify iTunes Amazon Buy

Héctor Alexandro López y López – La Tuba contemporánea en México

Artist :
Title : La Tuba contemporánea en México
Release Date : 30/11/2014
Label :
Format : CD

La Tuba contemporánea en México

Esbozar una breve historia mexicana de la tuba orquestal como instrumento solista resulta en una aventura por tierra ignota, ya que del siglo anterior no quedó un repertorio local al cual referirnos y, de lo escrito, sólo encontramos obras que integran a la tuba como parte de diversos ensambles. Es este siglo el que enmarca los primeros trabajos para tuba sola de compositores mexicanos y con el propósito de contribuir a la creación y difusión de repertorio nuevo para este instrumento, la presente producción incluye 8 piezas, 6 de ellas comisionadas especialmente para este proyecto.

Composiciones que presentan una diversa gama de lenguajes que, en conjunto, muestran un amplio y estimulante despliegue técnico y expresivo de la tuba. Una voz dotada de potencia, robustez, profundidad y agilidad que aseguró plenamente un lugar en la música mexicana de orquesta y de cámara del siglo XX. Con entusiasmo esperamos que la tuba, en su versión más protagónica, alcance la misma relevancia para la música mexicana contemporánea de este siglo. Y en vista de que exploramos territorio nuevo, dejaremos que los propios compositores compartan las ideas y motivaciones que dieron origen a estas obras.

LAMBASÁ
Daniel Martínez García

Existen 2 elementos que fueron fundamentales para la creación de “Lambasá”: El primero es el ritmo, ya que es la base en la construcción de la partitura, que juega siempre con motivos que van variando y desarrollándose, con cambios en la acentuación y en los compases. La melodía se genera a partir de este juego siempre presente a lo largo de la obra, explorando el color de la tuba desde registros muy graves hasta registros agudos. El segundo es un elemento simbólico, pues “Lambasá” se ubica en la tierra en la que nací y crecí, un paraje cuya traducción del zapoteco al español significa: “en la hondonada”, la intención de esta obra es la de representar ese lugar, dando la impresión de profundidad, de un “terreno hondo”, es por eso que la pieza fue concebida desde un principio para la tuba. La voz más grave y profunda de la música tradicional oaxaqueña, concebida como un elemento simbólico y representativo de la parte más profunda del valle de Oaxaca en donde se encuentra edificado el lugar que me vio nacer: San Juan Guelavía.

CIRCUNVERSACIONES (2014)* con electrónica
Ernesto Illescas Peláez (1978)

En esta pieza exploro dos ideas. Extender un material armónico-melódico con el que llevo trabajando más de diez años, y trabajar con características inherentes a un aliento metal con sistema de válvulas o pistones.  El resultado de la extensión del material de alturas es una mayor variedad de intervalos. Dentro de este discurso, introduzco otro elemento: la desviación del sistema temperado que producen digitaciones alternas a las utilizadas en la ejecución normal del instrumento.  Estas “desafinaciones” producen una variedad de color sutil. Me valí de dos elementos para conseguir una paleta tímbrica más amplia; por un lado el uso de multifónicos y por el otro lado la electrónica, realizada en su totalidad procesando grabaciones de tuba.  La pieza está desarrollada realizando una sóla lectura del material melódico. El desarrollo rítmico y métrico es análogo a la carácterística principal de este material: una progresión cíclica e inversamente simétrica pero con forma distinta ante nuevas condiciones iniciales.

BRASSBALLS (2014)* con pedal de filtro gemelo dinámico
Jesús Lara Valerio (1976)

¿Qué sucede cuándo un tubista (HÉCtor AlExAnDro LópEZ) se atreve a probar uno de los pedales de efectos más funky de la historia? Una escena imaginaria con pista sonora de “La Gran Manzana” como fondo. Los ritmos sincopados y arrastrados se mezclan con espirales vocales ascendentes que inesperadamente se transforman en expresiones guturales de estilo “selvático”. Diversión a tres pistas con cambios de escena que dejan a nuestro protagonista enganchado al groove y sin intención alguna de parar. Y la diversión sigue y sigue…

TECCIZTLI (2014)*
Alejandro Colavita (1973)

Basada en un episodio de la leyenda de los cinco soles (centonatiuh). En nahui atl (4-agua, edad/sol de agua), hubo agua cincuenta y dos años, todos los cerros desaparecieron, no quedó nada más. Los dioses afligidos dijeron ¿quién habitará, pues se estancó el cielo y se paró el señor de la tierra? Y de ello se ocuparon ocho, entre ellos, Quetzalcóatl (serpiente emplumada), quién fue a mictlán (lugar de muertos) y le dijo a su señor: “He venido por los huesos preciosos que tu guardas, para hacer con ellos quien habite sobre la tierra”, y el señor del mictlán contestó: “Toca mi caracol (tecciztli) cuatro veces alrededor de mi asiento de piedras preciosas”, pero su caracol no tenia agujeros de mano, llamó a los gusanos, e inmediatamente entraron allí las abejas que lo tocaron, y al oírlo el señor del mictlán dijo: “Está bien, tómalos y dile a los dioses que han de devolverlos”, y Quetzalcóatl dijo: “No, me los llevo para siempre”.

KIRIBIL (2014)*
Itziar Fadrique (1974)

Kiribil se traduce del vasco al español como espiral, forma que tomé como fundamento estructural para esta pieza. Más allá, existe un subtexto en el que traté de expresar la antigua idea de que si bien “nadie se baña dos veces en el mismo río”, la vida propia o la de los otros nos lleva a vernos en situaciones semejantes que pueden conducirnos a pensar que los temas del hombre son siempre los mismos. Esta aparente contradicción entre lo irrepetible y la inmutable naturaleza intrínseca del ser humano es el conflicto que pretende dar vueltas en esta espiral. Kiribil está llena de resonancias de las bandas oaxaqueñas, evocadas por la tuba. En la primera parte se plantea un homenaje a Frida Kahlo, desde su sensibilidad, no solo como artista sino también como mujer. Esta presencia se mimetiza con ecos de melodías de dichas bandas, que vuelven al punto de partida, pero desde otra óptica y que terminan retomando una y otra vez el tema inicial, pasando por otros guiños de la historia musical que se confunden entre sí, resumiéndose por un breve instante, en una sola entidad.

TUBA LIBRE (2014)* con electrónica
Felipe Pérez Santiago

La obra “Tuba Libre” es una exageración en todos los sentidos. Ritmos acelerados acompañados de beats hiperactivos en la parte electrónica, y una escritura acústica de total virtuosismo, al borde de lo frenético, que dejaría sin pulmones, y con un grado de hiperventilación, a los intérpretes más arriesgados. Seis minutos de adrenalina pura conforman ésta obra de histeria individual con esperanzas de convertirse en colectiva.

¡NO ME RAJO! (2003)
Carlos Iturralde (1976)

Un buen número de mis piezas parte de sonidos derivados de canciones populares, ¡No me rajo! para tuba, esta emparentada (aunque de manera muy remota) con una canción de mariachi en versión para banda sinaloense titulada “No me se rajar” (atribuida a J. Carmelo Frayle y Vicente Fernández), específicamente la versión arreglada por “El Recodo”. Dicha canción habla de un hombre que no le tiene miedo a nada. Pero pocos hombres no le tienen miedo a nada y lejos de eso, es su inseguridad lo que los hace hablar de esa manera (una actitud muy común y mas en México). La parte de la tuba en esta canción es interesante y muy representativa del genero, así que ese fue otro buen motivo para utilizarla como material.
“Yo soy de los hombres que no temen nada, y aunque esté perdido, Yo no me se rajar,  No me rajo, No me rajo y No me rajo”
TOREK (2014)*
Jorge Ritter (1957)

Esta pieza consta de tres pequeños movimientos. El primero es una introducción lenta Cantabile seguida de una variación que amplía los registros utilizados en un tempo más vigoroso, retomando al final una tranquila Codeta con notas largas. El segundo y tercer movimiento son pequeñas danzas. La primera en ritmo ternario con melodías de un acentuado carácter cromático y la segunda en tiempo binario contrasta con un fuerte sabor modal. Ambos movimientos deben ser interpretados en un estricto tempo.